Search

Acerca de la piel

Para entender por qué aparece la dermatitis, primero debemos conocer algunos aspectos de la piel humana: su funcionamiento y estructura.

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano. Un adulto medio tiene cerca de 1,95 metros cuadrados de piel con unos 300 millones de células cutáneas, lo que equivale aproximadamente al 10% del peso corporal. La piel se encarga de realizar muchas funciones como regular la temperatura corporal, proteger contra las infecciones y sentir el calor, el frío y las vibraciones. Siempre y cuando la superficie cutánea no presente cortes, abrasiones o enfermedades y no se pierdan ni contaminen las secreciones naturales, la piel será una barrera excelente.

Al ser la capa externa del cuerpo, actúa no sólo como una barrera que nos protege del ambiente externo evitando que algunas sustancias y microbios penetren y alcancen nuestros órganos internos, sino que también retiene los líquidos corporales vitales.

De manera sencilla, podemos decir que la piel tiene dos capas, la epidermis y la dermis.

La epidermis

La capa externa de la piel es la epidermis, que a su vez está compuesta por diversas capas. De éstas, la capa más externa es el estrato córneo o la capa córnea y está formada por células muertas.

Estas células no están unidas a la piel y constantemente son eliminadas y sustituidas por las capas inferiores. Además de estas células que crecen desde la capa basal, la epidermis contiene otras células especializadas como, por ejemplo, los melanocitos.

Las células muertas se cubren con una capa de sebo, una sustancia aceitosa segregada por las glándulas sebáceas, que ayuda a mantener la piel suave. Es muy importante mantener esta capa externa intacta, ya que en buen estado es muy resistente a las bacterias y los agentes externos.

The Epidermis

La Dermis

Debajo de la epidermis se encuentra la dermis, o piel verdadera, que está compuesta por fibras y otros tejidos que cuentan con un gran número de vasos sanguíneos. Además de las terminaciones nerviosas responsables del sentido del tacto y la sensación de dolor, la dermis también contiene otros tres componentes importantes.

Estos son:

  • Folículos pilosos — son tubos en los que crecen los pelos.
  • Glándulas sebáceas — producen sebo.
  • Glándulas sudoríparas — producen el sudor.

Estas tres partes del sistema son vulnerables, ya que están conectadas directamente con la superficie de la piel. Para mantener la piel en buen estado, siempre se debe evitar bloquear estas aberturas con partículas de suciedad industriales, como el aceite y la grasa.

Cuando la piel se comporta con normalidad, el sebo crea una capa protectora en la superficie. Pero en algunas ocasiones, estas aberturas pueden proporcionar un acceso directo para sustancias dañinas.

The Dermis