Search

Buenas prácticas para el cuidado de la piel

Las buenas prácticas para el cuidado de la piel integran la protección e hidrataciónl con la limpieza, para crear el enfoque de buenas prácticas y ayudar a asegurar una piel sana.

Cremas de Protección

Especialmente formuladas para proporcionar una capa protectora en la superficie de la piel. Para aplicar antes de trabajar y volver a aplicar después de lavarse las manos.

 Usar Crema de Protección ayuda:

  • A reducir el contacto directo de la piel con los diferentes tipos de contaminantes
  • A que la piel se limpie de forma más rápida y fácil sin dañarla
  • A retener los lípidos naturales y la humedad en la piel mientras trabaja
  • A mejorar el confort y la resistencia de la piel cuando usa EPIS
  • A protejer la piel contra la exposición a los rayos ultravioleta (UV) o las condiciones de trabajo en frío

Limpiadores de manos apropiados

La limpieza adecuada de las manos con el producto apropiado ayuda a evitar que los contaminantes se adhieran en la piel, garantizando que ésta se vea visiblemente limpia y saludable.

Lávese siempre las manos:

  • Al final de cada período de trabajo
  • Antes de un descanso o al final del día
  • Tan pronto como sea posible después de contaminarse

Cremas hidratantes 

Especialmente formuladas para mejorar la resistencia de la piel y evitar que se seque o dañe.

Para ser aplicadas al final del día o antes de que los descansos prolongados.

Usar crema hidratante ayuda:

  • A mantener la piel en buen estado
  • A reforzar la barrera natural de la piel
  • A que la piel se sienta suave y flexible
  • A evitar que la piel se vuelva seca, áspera y agrietada, lo que minimizará el riesgo de trastornos de la piel relacionados con el trabajo.